sábado, enero 27, 2007

Entrevista a Ricardo Morán

Posted on 12:25 p.m. by Javier Vargas

"Uno envejece cuando deja de tomar riesgos"

Profesor de impro, actor y conductor del programa Mad Science. Ricardo Morán es todo un ejemplo de versatilidad.

Antes de comenzar su día en el Patacultural nos recibe amablemente. Todo aquel que ha vivido la recordable experiencia de observar un divertido match de improvisación en la casa pataclaun, lo reconocerá fácilmente como el temido árbitro del partido. “Intenté estudiar en la universidad pero deserté como tres veces. Ingresé a la Universidad de Lima para estudiar Comunicaciones en el 1991, pero lo dejé. Regresé en el 1999 y me fui porque decidí viajar por diferentes países. Luego volví e intente estudiar fotografía, pero tampoco terminé. Retorné a la universidad pero terminé yéndome a Canadá. Luego estuve en Noruega, Japón, Canadá, Argentina, Colombia, y en varios lugares de Estados Unidos. Yo trabajo y vivo para viajar. Esa es la verdad”, admite Morán sobre su permanente condición errante. Siempre está a la búsqueda de nuevas motivaciones en su vida.

¿Y ahora, lo de Mad Science te motiva o no?
“Claro, fue una cosa rara, porque durante los noventas había hecho mucho teatro. También había producido y dirigido obras teatrales, y la gente de Mad Science necesitaba justo de una persona que tuviera cierta experiencia teatral, ya sea dirigiendo o actuando o como profesor de teatro. Yo tenía las tres cosas. El otro requisito era que tuviera conocimientos de ciencia. De niño tuve afición por la ciencia. Con mi abuelo y mi padre hacíamos experimentos en la casa, construíamos cohetes y cosas así. Por último, necesitaban de una persona que pudiera viajar a Canadá, y que sepa hablar inglés con facilidad para que dicte cursos en ese idioma. Luego de reunirme con ellos, a la semana y media yo estaba en un avión rumbo a Canadá. En principio no era un programa de televisión, sino era para dictar talleres en los colegios y fiestas de cumpleaños. Tres años después sale el programa de televisión que sólo se transmite en Perú”.

¿Desde cuando inicia tu carrera como actor?
“Hace 12 años. Entré a estudiar actuación con Roberto Ángeles. Tomé todo el curso de año y medio. Luego trabajé en producción como asistente en varios montajes con él. Dirigí mi primera obra solo en el año 99, se llamó: “Tus amigos nunca te harían daño”.

¿Cómo llegaste a Pataclaun?
“Empecé a trabajar en el 2001 en el programa de televisión Mad Science y ahí conocí a July Naters. Entablé una relación muy buena con ella, y comencé a interesarme en las cosas que hacía en Pataclaun. En esa época recién se iniciaba la impro. Llegó un profesor del extranjero Gigio Giraldo, luego apareció François Valleys, un personaje muy importante para la movida de la impro. July me convenció y llevé el taller. Ahora las personas que quedan son el elenco principal de Pataclaun, los que hacen teatro (Pata comics, La santa comedia, entre otras) y los demás estamos de profesores, tanto en la escuela como en talleres para los colegios.

¿Qué tal la experiencia en Pataclaun como profesor de impro?
“Excelente. La impro me encanta. Creo que a diferencia de otras disciplinas teatrales nos trae enseñanzas sólo necesarias para convertirse en actor. Es un proceso de aprendizaje que cualquier persona puede tenerlo para obtener diversas habilidades como trabajo en equipo, respeto al otro, saber escuchar a los demás, la sana competencia, conocer y respetar las reglas, valorar la opinión del otro, entre otros. Es satisfactorio dejar este tipo de experiencias y valores a los adolescentes”.

¿Qué recomendación darías?
“Todas estas experiencias como la impro o la actuación no deben ser tomadas solamente por aquellas personas que tienen interés en eso como carrera. Cualquier experiencia que nos saque del entorno, que nos ponga en situaciones de riesgo, sirve mucho al final. Es decir, tomar diferentes papeles y asumir otros roles. Arriesgándote a hacer cosas que nunca harías, te fortaleces. Uno envejece cuando deja de tomar riesgos y se niega la oportunidad de tener diferentes experiencias porque no las conoce. Esa oportunidad te brinda la impro”.


_______________
Por Fiorella Meza