miércoles, febrero 14, 2007

En el Día de San Valentín... "te extraño".

Posted on 6:22 p.m. by Javier Vargas

Punto y Aparte

Hoy la hago de poeta...


Te Extraño


Hoy siento que ya no puedo más, que voy a morir. Hoy hace más de un año que te fuiste.

Son las nueve de la noche de un sábado más de soledad; qué daría yo para estar un rato contigo, de escuchar tu voz, de acariciar tu cabello. ¿Recuerdas? Casi siempre los sábados por la noche mirábamos una película echados en el sofá. Me gustaba acariciar tu cabello. Tú me decías que te lo iba a enredar, pero sé que te gustaba, porque nunca sacaste mi mano. Justo estoy aquí en nuestro sofá, de cuando en cuando miro a mi costado y sólo está el cojín donde te recostabas cuando te daba sueño.

Hoy no fui a trabajar, me quedé dormido porque ayer estuve mirando los álbumes de fotos, y cuando me fijé en la hora, ya eran las cuatro de la mañana. Algunas de las fotos ya están un poco borrosas de las tantas veces que las he tocado. A veces cierro mis ojos, toco las fotos y siento como si estuviera ahí nuevamente.

Encontré, entre unos sobres, las fotos que tanto te daban vergüenza. No sé por qué te avergonzabas; saliste muy bien, se te ve tan hermosa. Miro la foto y recuerdo que me gustaba acariciar tu cintura y bajar suavemente... qué piel tan suave. Era mi deleite sentirte, abrazarte, besar tu cuello, sentir tus mejillas... pero no estas aquí, estoy solo, no sé que hacer.

¿Por qué te fuiste? ¿Por qué tuviste que dejarme? La vida sin ti es un martirio. Cada noche para mí es una eternidad. Cada día es una agonía.

Siempre por las mañanas me despertabas con un beso y me hacías cosquillas, pues yo era un dormilón. Ahora mi cama me parece tan grande, apenas puedo dormir.

Por las mañanas, cuando entro al baño, me quedo un momento observando tu cepillo... y ahí estas cepillándote apurada, con tu toalla celeste y tu cabello mojado. Qué hora es, qué hora es, me decías mientras te secabas. Yo me quedaba apoyado en el marco de la puerta mirándote. A veces, a pesar de la hora, no resistía la tentación de acercarme... ¡Cuántas veces te hice llegar tarde al trabajo!

Cada rincón de esta casa tiene tu imagen, cada momento de mi vida, cada pensamiento, cada palabra... pero de nada vale, si no puedo sentir tu calor aunque sea por un instante.

Hoy es nuestro aniversario. Fui a verte. Te compré rosas, rosadas como te gustan, las puse alrededor de la cerca. También llevé tu perfume preferido y eché un poco en el gras. Me senté y me quedé mirando tu nombre grabado en la loseta.

Ya son las once de la noche... ¿Sabes? Me haces mucha falta.

No Response to "En el Día de San Valentín... "te extraño"."