lunes, mayo 28, 2007

San Martín se graduó de campeón

Posted on 8:32 p.m. by Javier Vargas

"Hoy, todos los que estudiamos en la Universidad de San Martín de Porres no sentimos orgullosos de nuestro equipo. A pesar que mi corazón es crema, el sentimiento es San Martín". (Javier Vargas, Punto y Aparte)


El fútbol tiene estas cosas. Sirve para la emoción, para el placer. También para sufrir. Tiene, como en la vida, las dos caras de la moneda y es, seguramente, una religión sin ateos como sostiene Eduardo Galeano. El Garcilaso, que en los minutos previos al partido, fue un puño cerrado de fe y aliento incansable para su equipo, de pronto está silencioso. Ya no se le oye jubiloso, ya no se le ve alborozado en las tribunas. Al medio, en el centro de la enorme cancha, hay un prolongado y muy contagiante festejo pero ajeno. Entonces el uruguayo Mario Leguizamón desafía al frío, se saca la camiseta y ensaya otra vez esos pasitos tan pintorescos que él cree, son de salsa. Leao Butrón no quiere contenerse más, y llora para dejar salir toda la presión. San Martín es campeón, un justo y gran campeón...

La camiseta alba nunca estuvo tan en alto. Y no solo por los más de 3 mil metros de altura del Cusco. Este plantel, mezcla de juventud y experiencia, se abrazó a la historia. Por eso el momento siguió regalando más imágenes para el recuerdo. Fernando Del Solar –nunca más 'Chemito' porque después de su gran campaña en el Apertura merece su propio DNI en el fútbol– que sufrió el partido clave, decisivo, desde fuera, en el banco, corre para buscar a Pérez, al goleador Rengifo, al 'Chinito' Huamán. Y llega el momento más conmovedor. Pedro García se da un abrazo interminable con el técnico, con Víctor Rivera, que se toma un respiro, que agradece a Dios, que regala silencios elocuentes a los hombres de prensa antes de poder dar su análisis sobre este momento cumbre en su carrera como técnico de fútbol... Con él se renueva la historia aquella del alumno que se convirtió en maestro, del técnico que dictó cátedra porque nadie así nomás se da el lujo de ganar con semejante autoridad en el Garcilaso y claro, también de vencer en Lima a los equipos más importantes del país.

Como era de esperarse, el local, Cienciano, salió a buscar el partido, tratando de conseguir una victoria que lo metiera en la pelea por el título, que las matemáticas aún permitieran hacer ecuaciones de esperanza. Pero equivocó el camino, se desesperó. Fue el centro como doctrina. Fue como querer trepar un cerro con patines. Nunca apareció Mariño, Chiroque terminó perdido en su esfuerzo individual y en su gambeta repetida. Al final, hasta su técnico fue preso de la desesperación porque terminó haciendo ingresar a un defensa –Manzanón Hernández– para hacerlo jugar de nueve y que vaya a buscar algún cabezazo salvador en el corazón del área santa.

En el complemento se notó aún más la presión de Cienciano que dejó muchos espacios atrás. Así llegaría el gol de Rengifo. Pase en cortada, corrida de Leguizamón que presiona para que Huertas quiera despejar y en este intento fallido de despeje habilite a Rengifo que sólo tuvo que añadirla al arco. Gol santo. Pero la alegría duraría poco. Apenas a los dos minutos Gonzales Vigil tras gran pase de Bazalar conseguiría el empate del “Rojo”. Pero cuando faltaban nueve minutos para el final llegaría la jugada decisiva del campeonato. Desborde por la derecha, centro y Leguizamon concreta, casi cayéndose y de manera poco ortodoxa, el gol del 2-1 final, el gol que vale un campeonato.

Un gol que, además, abrió las compuertas de la emoción. El fútbol tiene estas cosas. Felicidades San Martín, felicidades campeón del Apertura 2007.


_______________
Por Angelo Torres Zevallos (USMP)
Aficionline.com

1 Response to "San Martín se graduó de campeón"

.
gravatar
Anónimo Says....

Es justo y necesario... San Martín Campeón