sábado, abril 19, 2008

Contruye canoa de 4 metros con palitos chinos

¿Quién no ha intentado durante su infancia armar una pequeñita balsa con palitos de helado?

Pues bien, en Japón esta idea también existe, aunque en lugar de palitos de helado utilizan palillos "chinos", y en vez de pequeñas balsas arman canoas de 4 metros de largo y 30 kilogramos de peso.

Un ex empleado estatal de Fukushima, en la ciudad de Koriyama, construyó una canoa de 4 metros de eslora (largo) utilizando únicamente palillos chinos descartables que recuperó de la cafetería de su antiguo lugar de empleo.

Tras un análisis meticuloso, Shuhei Ogawara, cuyo trabajo en el Estado estaba vinculado con la industria maderera, seleccionó palillo por palillo durante los últimos dos años.

Una vez conseguida la materia prima, Ogawara pasó 3 meses pegando los 7.382 palillos uno al lado del otro, formando el casco de su nave, al que luego cubrió con resina y fibra de vidrio para darle mayor consistencia.

Si bien el peso de la embarcación supera el kilaje "normal" de una canoa, Ogawara confía en que flotará sin grandes inconvenientes.


Fuente:
Noticias Locas
.

jueves, abril 10, 2008

USMP discrina a profesora lesbiana

Esther Vargas es editora de locales (Sociedad) del diario Perú 21, y docente en la Escuela de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de San Martín de Porres. Ella comenta que la mencionada universidad le pidió su renuncia, pero que luego se rectificó. La razón: su orientación sexual, sus blogs y el rebote de su columna de sexo en Internet. Este blogger es estudiante de la misma escuela. No conosco personalmente a la profesora, sin embargo, no podía callar este hecho.

Hoy Esther Vargas escribió en Perú21:



Disculpen, soy lesbina.

Una universidad que forma periodistas y que -según el comercial que la promociona- "piensa en grande" no puede propiciar la intolerancia y la discriminación. Se supone que en sus aulas se prepara a comunicadores íntegros y valientes. Sin embargo, la tarde del martes me topé con una sorpresa: una profesora lesbiana resultaba incómoda, perniciosa y no grata.

Esa profesora soy yo. La universidad es la San Martín de Porres, Facultad de Ciencias de la Comunicación, donde estudié la carrera.

Siempre creí que las organizaciones defensoras de las minorías sexuales exageraban cuando hablaban de discriminación sexual en el Perú. Pensaba aquello porque quizás tuve la suerte de no haber sido marginada en ninguna parte. En el aspecto laboral, precisamente, debo decir que en el desaparecido diario El Mundo, en La República y en Perú.21 -donde actualmente trabajo como editora de la sección Sociedad- jamás me he sentido marginada por mi orientación sexual, la misma que nunca oculté.

Mis jefes y mis compañeros me trataron y me tratan con respeto y sin aspavientos. La condición sexual de sus periodistas no era ni es motivo de escándalo. Por eso, quizás, no me sentí tocada y hasta sospeché que se sobredimensionaba el problema.

Lo que realmente ocurre -entendería luego- es que los gays y lesbianas maltratados y/o desalojados o desplazados de sus centros de trabajo -sean instituciones públicas o privadas- no se atreven a denunciar por el miedo a que su familia, compañeros de trabajo o estudio, vecinos, y parentela en general, se enteren de 'su verdad'.

A lo largo de mi carrera he abordado el tema de la discriminación sexual por una cuestión de principios. Principios que -por suerte- siempre coincidieron con la política de los medios que me acogieron. Perú.21, de hecho, ha cuestionado y defendido estas causas desde su aparición, en 2002, cosa que me enorgullece y que me ha permitido sentirme muy cómoda.

No obstante, hay que decirlo, no fueron muchos los casos que han salido a la luz. Pocos se atreven a decir que por su condición homosexual fueron despedidos, humillados, presionados u hostilizados.
El martes me tocó a mí y, por esos principios que menciono, no me lo voy a callar, así la imagen de la universidad que me dio la oportunidad de enseñar se vea afectada.

Posiblemente no solo soy parte de una minoría sexual sino también de una minoría dentro de esa minoría que no esconde su homosexualidad ante el mundo. Me refiero a mi pequeño mundo: mi madre, mis hermanos, mis amigos, mis compañeros de trabajo, mis jefes, mis colegas y. MIS ALUMNOS (sino todos, buena parte de los más de 500 jóvenes que desde marzo de 2007 contribuí a formar).

SALIDA SALOMÓNICA. Las profesoras Marina Cho, jefa del Departamento Académico, y Silvia Quintero, responsable de periodismo escrito, me llamaron el martes último para informarme que habían recibido quejas de un grupo de alumnas. ¿Quejas sobre qué?, pregunté. Luego se me cambió la versión. No eran alumnas las quejosas sino padres de familia, supuestamente inquietos por la opción sexual de la profesora de sus hijos. Se me mencionó también que habían recibido correos electrónicos anónimos, presumiblemente de padres o alumnos, contrariados por haber encontrado detalles sobre mi vida sexual en Internet.

En 2006 creé un blog personal llamado sex o no sex, donde tocaba abiertamente temas de sexo y hacía referencia a mi orientación sexual. Simplemente era un diario. Asimismo, las profesoras citaron la columna de sexo que escribo en este diario los miércoles, la cual suele tener rebote en Internet. Quizás, dijeron Cho y Quintero, los chicos, sus padres o los anónimos habían tenido acceso a esta información.

También se me cuestionó la creación de un blog exclusivo para mis lecciones de periodismo. Se trata de Clases de periodismo (http://clasesdeperiodismo.blogspot.com/), una herramienta didáctica y moderna para 'enganchar' a los alumnos con la lectura y la carrera. El blog, creo yo, tuvo acogida entre los chicos, quienes realizaban en línea prácticas calificadas o debatían determinados temas. ¿Qué de malo hallaban en este espacio? Libros en versión PDF para descargar gratuitamente, correctores ortográficos, videos, webs de diarios nacionales y extranjeros, opiniones de periodistas, polémicas sobre medios y técnicas de redacción. Las profesoras señalaron que quizás este sitio on-line había llevado a los chicos o a sus padres a algún link relacionado con mi vida sexual, lo cual me pregunto si es una falta.

No se observó mi desempeño profesional. La señora Cho -quien fue mi profesora de Redacción 1 y a la que no puedo dejar de agradecer que me recibiera como docente- me indicó que la universidad estaba en la mira, que se le buscaba perjudicar, y que mi orientación sexual podía generar problemas, escándalos. Temía, según me dijo, que los padres organizaran una protesta.

Valoraba mi trabajo, mi metodología (aunque el blog no le gustó, pues me dijo que el sílabo bastaba), mi esfuerzo, pero lo mejor sería que abandonara las aulas.

Cho y Quintero manifestaron que había personas intolerantes, conservadoras, pero que ellas respetaban la opción sexual de su personal. Sin embargo, para evitar problemas, lo más conveniente era una salida salomónica. La salida era que renunciara o que me dedicara a elaborar manuales para periodismo, tarea que -por cierto- presentaron como muy interesante. Seguro que lo es, pero a mí me contrataron para dictar clases, no para realizar trabajos administrativos o para elaborar manuales. Porque justamente pienso en grande -como dice el comercial de la San Martín-, no acepto premios consuelo y rechazo, desde aquí, que se me haya pretendido apartar de las aulas por ser lesbiana.

MARCHA ATRÁS. No renuncio. Esperaré que me despidan o que se me indique muy claro las razones de esa actitud, o quizás que se me explique por qué una profesora lesbiana no puede enseñar periodismo en una universidad que, supuestamente, piensa en grande. No quiero premios consuelo. Simplemente quiero denunciar este hecho de intolerancia que le puede pasar a cualquiera o que quizás ya esté pasando, con alumnos o con profesores.

Es raro que, después de casi un año y medio enseñando en la San Martín, recién se hayan dado cuenta de que soy lesbiana. No sé si la entrevista que me hizo mi ex alumno Jaime Chau para su blog RedActiva fue el detonante. Chao me hizo una sola pregunta -con elegancia- sobre el tema, y yo le respondí con honestidad. No sé si esto algo haya tenido que ver.

PD. La tarde de ayer, la profesora Silvia Quintero me hizo saber que todo había sido una equivocación, que jamás se pretendió discriminarme y que hoy podía retornar a clases, pues tenía la garantía de que no volverá a ocurrir. Se me pidió que continuara con mi labor académica pero, antes que nada, decidí expresar mi rechazo a la intolerancia a través de este artículo. Susel Paredes, abogada de LGTB Legal Perú, se hará cargo de mi defensa ante cualquier acto discriminatorio.


*****
Fuentes:
peru21.com
clasesdeperiodismo.blogspot.com

miércoles, abril 09, 2008

Crean silla de ruedas con inteligencia artificial

ZEMPOALA [AFP]. Investigadores mexicanos han diseñado la primera silla de ruedas con inteligencia artificial que se controla con la voz y que memoriza recorridos, anunció el rector de la Universidad Politécnica de Pachuca (centro de México), Gustavo Núñez.

"Ya presentamos y estamos en fase de mejoramiento de una silla de ruedas controlada por voz, para pacientes cuadraparapléjicos que no se pueden mover y solo pueden hablar. Esto es único en el mundo", explicó el académico.

El nuevo diseño cuenta incluso con técnicas de inteligencia artificial, para llevar al paciente en un medio ambiente controlado como puede ser el de su propia casa o el de un hospital, agregó Núñez.

TIENE MEMORIA
Entre otras capacidades, la silla puede hacer memoria de la rutina que a diario se vive en la casa para repetirla automáticamente.

El rector también anunció que en agosto entrará en funciones el taller de órtesis y prótesis cibernéticas. Dijo que se utilizará tecnología de punta para crear exoesqueletos, manos biónicas, interfases hápticas y ayudas automatizadas, para la rehabilitación física y también neuropsicológica de personas con alguna discapacidad.



Cortesía:
elcomercio.com.pe
.