sábado, octubre 23, 2010

La tortura no es arte, ni cultura

Posted on 6:21 p.m. by Javier Vargas

Las corridas de toros


No puedo entender como una persona pueda llamar fiesta, arte y cultura a la tortura de un animal. Hay que estar mal de la cabeza para aplaudir y lanzar elogios a un torturador, que llaman torero, mientras éste y sus amigos el “picador”, el “banderillero” y otros más, se lucen ante un animal moribundo, castigado con una serie de instrumentos hasta provocarle la muerte.

Es el show del castigo y la tortura. En la corrida de toros, el animal es torturado una y otra vez, desde antes que salga al ruedo y durante la corrida. Además, los caballos que son utilizados también sufren heridas y roturas en sus patas, como resultado de la natural defensa del toro. No entraré en detalles sobre las lesiones y maltratos porque existen cientos de videos y fotos que ilustran esa crueldad.

Los que defienden las corridas de toros afirman que es parte de la tradición, arte y expresión cultural de un pueblo… ¿Puede ser considerada la tortura de una animal, arte y cultura? En 1980, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), máxima autoridad mundial en materia de cultura, emitió su dictamen al respecto:

"La tauromaquia es el vanal arte de torturar y matar animales en público. Traumatiza a los niños y los adultos sensibles. Agrava el estado de los neurópatas atraídos por estos espectáculos. Desnaturaliza la relación entre el hombre y el animal. En ello, constituye un desafío mayor a la moral, la educación, la ciencia y la cultura”.

La cultura es todo aquello que contribuye a volver al ser humano más sensible, más inteligente y más civilizado. Lo bueno es que a nivel mundial miles de personas han tomado conciencia sobre este tema y han organizado protestas pacíficas. También existen movimientos antitaurinos, que en algunos casos han logrado que la gente comprenda la crueldad que se comente con los toros en la llamada Fiesta Brava. Un buen trabajo de los activistas se vio en Barcelona, que en el 2004 se convirtió en la primera gran ciudad española que se declaró antitaurina. Esta noticia tuvo gran repercusión internacional y otras ciudades siguieron el buen ejemplo.

En nuestro país, las corridas de toros se realizan en octubre y noviembre. Lo que causa más indignación es que la famosa Feria de Acho se realiza en honor a Jesucristo. Los toreros se disputan el Escapulario del Señor de los Milagros. ¿Qué tiene de santa la corrida de toros? ¿Qué valores cristianos se pueden encontrar en la tortura de un animal? ¿Qué opina la Iglesia del Perú respecto a este tema?

No creo que el cardenal Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima y Primado del Perú permita que el nombre del Señor de los Milagros sea manchado con la sangre de esta práctica sádica. Sin embargo, hasta la fecha él no se ha pronunciado, a pesar de las cartas públicas que le han dirigido diversas organizaciones. ¿Cuál es el motivo de su silencio? ¿Acaso él avala esta práctica?

Sólo como referencia, la Iglesia Católica se pronunció al respecto en año 1567. San Pío V firmó la Bula “De Salutis Gregis Dominici”, dada en Roma durante su segundo año de pontificado. En resumen, la iglesia considera que los espectáculos en que se corren toros y fieras en el circo o en plaza pública, nada tiene que ver con la piedad y la caridad cristianas, y “queriendo abolir tales espectáculos cruentos y vergonzosos, propios no del hombre, sino del demonio”, prohíbe terminantemente la celebración de tales espectáculos.

Hoy, diversas organizaciones en nuestro país, Perú Antitaurino es una de ellas, vienen organizando diversas actividades de protesta. Han lanzando campañas en medios de prensa, páginas web, y organizado plantones en la Plaza de Acho. Pero, ¿sólo basta con protestar? ¿Hasta cuándo vamos a seguir viendo animales masacrados sin poder hacer nada para ayudarlos? ¿No les parece que esto tiene que acabar ya de una vez? La única manera de que esto se termine es que una ley lo prohíba. De otra manera es imposible.

Actualmente, un proyecto de ley con el número 00496 - 2006/CR, presentado el 18 de octubre de 2006 por el congresista José Urquizo, en el que propone la abolición de las corridas de toros, viene durmiendo en el Congreso de la República. Hay que presionar para que se debata y apruebe de una vez. De lo contrario el proyecto quedará archivado, y la única manera de parar con estas torturas –que es a través de una ley– se perderá.




Perublogs Tags:

2 Response to "La tortura no es arte, ni cultura"

.
gravatar
Piero Vargas Says....

En contra de las corridas de Toros. Y también en contra del TORO MATCH.

.
gravatar
María Says....

Buenos días,

no he querido leer tu post. Simplemente al mirar el título y los comentarios... se puede opinar pero sin faltar el respeto.

Creo que es más efectivo defender una idea sin descalificar de este modo a nadie.

Saludos desde España.

María